República y Guerra Civil

Compromisu cola República

Compromiso con la república Compromiso con la república
La dimisión de Primo de Rivera, el 28 de xineru de 1930, abrió un periodu d’once meses domináu pola marexada republicana que diba creciendo adulces y la incapacidá del Gobiernu pa poner igua a la situación. En xineru de 1931, el Gobiernu Berenguer promete llamar a elecciones llexislatives, a lo que respuenden los comités nacionales del PSOE y de la UXT col alcuerdu de defender l’astención.
El día 25 d’esi mes de xineru, el socialismu asturianu conoció l’anuncia de la muerte de Manuel Llaneza: marchaba probe d’esti mundu, na Casa’l Pueblu de Mieres onde vivía cola so familia. L’entierru, el día 26, foi una ablucante manifestación de duelu.

El 18 de febreru l’almirante Aznar sustitúi a Berenguer na Presidencia del Gobiernu y, acordies coles circunstancies, camuda’l proyectu d’elecciones xenerales pol de municipales que, camentaes como un verdaderu plebiscitu sobre Monarquía o República, quedaron convocaes pal 12 d’abril.

Les candidatures monárquiques y reformistes trunfaron nes fasteres rurales y nel cómputu global. Mentanto, nes fasteres urbanes, reconocíes como más representatives, los partíos antimonárquicos algamaron una victoria descomanada. El día 14 el rei Alfonso XIII marcha d’España y el Comité Revolucionariu sal de la cárcel pa convertise en Gobiernu Provisional de la República, que se proclama metanes l’entusiasmu xeneral.

N’Asturies, les elecciones dieron unos resultaos asemeyaos al restu d’España. Nos principales Conceyos trunfó la xuntura republicano-socialista, reflexándose na composición de les corporaciones llocales.

El 28 de xunu hubo elecciones a Cortes constituyentes. El PSOE, con 116 diputaos, ye’l partíu más fuerte de la Cámara (Julián Besteiro foi elexíu’l so presidente) y sofitu principal del Gobiernu que, presidíu por Manuel Azaña (Alianza Republicana), contaba con tres ministros socialistes: Indalecio Prieto (Obres Públiques), Fernando de los Ríos (Instrucción Pública) y Largo Caballero (Trabayu).

Esta nueva consulta electoral dexó entrever n’Asturies la fuerza creciente del socialismu. Los candidatos de la FSA, Teodomiro Menéndez, Amador Fernández, Manuel Vigil Montoto y José Mouriz (que vivía en Madrid) salieron elexíos, formando parte de la mayoría republicano-socialista que llogró 12 de los 16 diputaos correspondientes a la provincia.
Entamaba una dómina nueva, el Bieniu Reformista (xunu de 1931 – payares de 1933), que fixo biltar grandes esperances nes files del socialismu. El PSOE, veteranu na llucha pola xusticia y les llibertaes democrátiques, alvertía les posibilidaes de tresformación de la realidá social española. Les Cases del Pueblu llatieron como nunca lo fixeren y n’Asturies les files del socialismu medraron enforma. Neses feches, el 15 de payares de 1931, ve la lluz per primer vez el diariu Avance .

Ochobre

A mediaos de 1933, el Gobiernu d’Azaña pasare pela so primer gran crisis: el 8 de xunu, el Presidente presenta la so dimisión, abriéndose la posibilidá de que, Besteiro primero y Indalecio Prieto dempués, formaren gobiernu, lo que nun foi vidable. El PSOE siente la presión de les sos bases, cada vez más radicalizaes énte l’amenaza de la derecha, reorganizada na CEDA, y les noticies que llegaben d’afuera: n’Alemaña, Hitler llega al poder en xineru.

Ensin el sofitu del PSOE, la cayida d’Azaña foi inevitable y con ello la convocatoria d’elecciones xenerales. Per primer vez, puen dir a les urnes les muyeres, llueu de que diputaes como Clara Campoamor llograren na llexislatura clausurada que les Cortes dieren el preste al votu femenín.

La esgayadura de la coalición gubernamental facilitó que la CEDA y el Partíu Republicanu Radical de Lerroux llograren mayoría parllamentaria. El PSOE caltuvo los sos electores, pero baxó de 116 a 61 diputaos. N’Asturies, onde la FSA foi en solitario, salieron elexíos Teodomiro Menéndez, Matilde de la Torre, Amador Fernández y Veneranda Manzano. El socialismu nun consiguiere frenar a les dereches, que veníen dispuestes a rectificar la República.

Nel PSOE, la izquierda (Largo Caballero) y el centru (Prieto) algamaron un pautu pa desencadenar una acción revolucionaria nel casu de que la CEDA y el so caudiellu Gil Robles llegaren al gobiernu.

Octubre

N’Asturies, la radicalización pervése yá col nomamientu de Javier Bueno, en xunetu de 1933, como director d’Avance, principal preséu de concienciación revolucionaria. La presión de la MSA (18.000 afiliaos) y del SMA (25.000 cotizantes) determinó que los moderaos Juan Antonio Suárez y Teodomiro Menéndez fueren desplazaos de la dirección. La Executiva de la FSA, cola asistencia de Rafael Fernández, Belarmino Tomás, Amador Fernández y Juan Pablo García, que nun formaben parte de la mesma, tomo’l determín, en xineru de 1934, de sustituyir na Presidencia a Suárez por Graciano Antuña, partidariu de midíes revolucionaries.

Antuña y Bonifacio Martín, pola UXT, foron los encargaos, el 31 de marzu, de roblar el pautu constitutivu de l’Alianza Obrera rexonal cola CNT. Los mítines unitarios y les amarraces coles fuerces d’orden van socediéndose. Rexistros en cata d’armes de la Fábrica de La Vega y de les que llegaren a Asturies nel Turquesa, detenciones y secuestros del Avance enrarecen la situación. Un ambiente que s’encaldia entá más coles fuelgues del branu, como la qu’hubo a primeros de setiembre pa torgar la presencia de Gil Robles en Cuadonga.

El día 4 d’ochobre, el Presidente de la República, Alcalá Zamora, encarga a Lerroux la formación d’un nuevu Gobiernu, con tres ministros de la CEDA. La fuelga xeneral entamó nel amanecerín del día 5 d’ochobre.

Muncho se tien escrito sobre los acontecimientos que siguieron llueu. Y, mui en particular, sobre los qu’ocurrieron n’Asturies, única rexón onde’l movimientu insurreccional foi efectivu daveres y onde se dellinió un proyectu de sociedá revolucionaria.

La orden d’entamu de la fuelga llegó a Asturies per aciu de Teodomiro Menéndez que, procedente de Madrid, llegaba la Estación del Norte d’Uviéu dempués de les diez de la nueche del día 4. Poníase en marcha darréu’l plan militar iguáu polos líderes socialistes, encabezaos por Ramón González Peña, el xeneralísimu de la revolución.

Octubre

El primer pasu, dominar les cuenques mineres, foi un éxitu, anque les escuadres, formaes na so mayor parte por mineros socialistes mozos, tuvieron que someter la resistencia de los cuarteles de la Guardia Civil de Ciañu y Sama.

El segundu yera atacar por sorpresa la ciudá d’Uviéu, símbolu máximu de la reacción por asitiase nella les instituciones polítiques y relixoses y ser residencia principal de la burguesía asturiana. Con retrasu, lo que desanició l’efectu sorpresa, y daqué descoordinación, llegaron a Uviéu tres columnes: la d’Ablaña, dirixida por González Peña; la de los mineros de la Cuenca del Nalón coordinaos por Pedro Vicente; y la del Caudal dirixida por Arturo Vázquez. El día 6 entamó l’asaltu y, llueu de cinco díes de llucha, los defensores quedaron finxaos en posiciones aisllaes: el cuartel, la cárcel, el gobiernu civil y la catedral. Los obreros llograren ocupar la fábrica d’esplosivos de La Manxoya, la de cañones de Trubia y la d’armes de La Vega.

Mentanto, na zona d’Asturies dominada polos trabayadores (un terciu del territoriu, 80 por cien de la población) los comités llocales, mayoritariamente socialistes, poníen en marcha los cimientos de la sociedá revolucionaria: abolióse la moneda, organizóse’l repartu del suministru, l’asistencia sanitaria, la conservación de les mines…

Pero la revolución nun podía trunfar ensin facelo nel restu d’España. A Asturies, aparte de la columna del xeneral Bosch, atrapada en La Vega’l Rei, empobínase dende Galicia’l xeneral López Ochoa: al dir averándose a Uviéu, onde entró’l día 11, punxo en primer llinia de les sos tropes a prisioneros. Asina morrió Bonifacio Martín, teniente alcalde d’Uviéu. Pel este avancen, a traviés del Valle del Nalón, les fuerces del xeneral Solchaga; y nun desamparáu Xixón desembarcaba’l coronel Yagüe que, coles sos tropes africanes, entraba n’Uviéu’l día 12.

Al otru día, el Comité provincial, formáu por seis socialistes y tres comunistes y presidíu por Belarmino Tomás, retiróse a Sama pa preparar la salida a una llucha que se consideraba perdida. El día 17 Belarmino Tomás entrevistábase con López Ochoa pautando les condiciones, que nun se respetaríen dempués, del final de los enfrentamientos.

El balance foi mui duru: arriendes de destrucciones materiales, contabilícense alredor de 1.400 muertos y más de 2.000 mancaos, la mayor parte revolucionarios. La represión que siguió (simbolizada nel asesinatu del periodista Luis Sirval, la execución del sarxentu Vázquez o les condenes a muerte de Teodomiro Menéndez y González Peña, ente otros) obligó a munchos a esterredase. Más de 30.000 presos abarrotaron llocales iguaos como cárceles, faciéndose l’ex-conventu uvieín de Les Adoratrices murniamente célebre, verdadera cámara de los horrores per mano del comandante de la Guardia Civil Lisardo Doval.

Reconstrucción y Frente Popular

Reconstrucción y frente popular Reconstrucción y frente popular

Les organizaciones socialistes quedaron desfeches: les Cases del Pueblu trancaes y les agrupaciones y la propia FSA, desaniciaes. Na clandestinidá, hasta 1935, fixo falta entamar la reconstrucción, dalgo no que, ayudaos por Amador Fernández, participen mozos menos significaos: Luis Roca de Albornoz, Vicente Requena, Secundino Montes, José Lafuente, Alfredo Rodríguez y, mui en particular, Jesús de la Vallina, coordinador de La Aurora Social y collaborador na puesta en marcha d’Avance. Estos y otros llograron llevantar cuadros políticos y sindicales clandestinos y poner en circulación el periódicu La Tarde.

Enantes de que se vaciaren les cárceles de presos políticos, la MSA y la FSA salíen a la lluz colos nomes d’Agrupación Xuvenil Socialista d’Asturies (86 secciones) y Unión Socialista d’Asturies (90 secciones). Recuperaríen les sos antigües denomaciones dempués del 20 de marzu, en plenu fervollar pol trunfu del Frente Popular nes elecciones xenerales del 16 de febreru d’esi mesmu añu.

Reconstrucción y frente popular Reconstrucción y frente popular
N’Asturies la candidatura frentepopulista formóse con 6 miembros del PSOE, 5 d’Izquierda Republicana (IR) y 2 del PCE, sacando’l 52,8 por cientu de los votos emitíos. Los diputaos socialistes electos foron Matilde de la Torre, Amador Fernández, Inocencio Burgos, Belarmino Tomás, Mariano Moreno y Graciano Antuña.

Los cinco meses trescurríos dende les elecciones del 16 de febreru hasta l’entamu de la Guerra Civil, el 18 de xunetu de 1936, viviéronse metanes una gran tensión. La vuelta de los exiliaos y el reingresu a los sos puestos de los presos d’Ochobre, que salieron de les cárceles el 20 de febreru –ensin aguardar a que’l Gobiernu aplicare l’amnistía prevista–, dieron puxu a les organizaciones obreres. Les fuerces socialistes yeren les mayoritaries na rexón. Al trunfu nes elecciones xenerales axuntóse la presencia mayoritaria en permunchos conceyos: Avilés, Xixón, Mieres, Llangréu. Y n’Uviéu, onde Lorenzo López Mulero foi nomáu alcalde.

Pero’l trunfu del Frente Popular repercutió tamién na medría de les actividaes paramilitares de la estrema derecha, con manifestaciones de fuerza que yeren contrarrestaes por otres protagonizaes por organizaciones de mocedá d’izquierdes. Nesi ambiente prebélicu foi enforma espectacular el desfile de les bien uniformaes MM.SS. de toa Asturies énte Largo Caballero, que vieno, convidáu pola Federación Provincial de la MSA, a dar un mitin na concentración que se fixo’l 14 de xunu n’El Campu Maniobres (Uviéu).

Guerra Civil

Guerra Civil

El 17 de xunetu alzábase en Marruecos el llevantamientu militar que dio aniciu a una Guerra Civil que, no militar, zarróse’l primeru d’abril de 1939, cola derrota de les izquierdes pero que, social y políticamente, caltúvose abierta hasta’l final del franquismu.

N’Asturies, la sulevación d’Aranda en Uviéu dio llugar a una situación na que la capital del Principáu, cercada poles milicies obreres, militarizaes de magar ochobre de 1936 por Decretu del Gobiernu Largo Caballero, conviértese nel principal frente de batalla. Nel restu la rexón, y sacante Xixón onde’l coronel Pinilla resistió nel cuartel de Simancas hasta’l 21 d’agostu de 1936, la rebelión militar prácticamente nun esistió, dexando a Uviéu sitiáu, a nun ser pel “pasiellu” de Grau, sometíu a la presión republicana.

Guerra Civil
Nesta coyuntura, la FSA, la UXT y MSA, con Rafael Fernández como Secretariu Xeneral, asumen, como fuerces hexemóniques rexonales, el protagonismu máximu na organización de la vida económico-social, política y militar.

Belarmino Tomás conviértese en Presidente de la primer esperiencia de gobiernu autonómicu a partir de la formación del Comité de Sama, tresformáu’l 25 d’avientu de 1936 en Conseyu Interprovincial d’Asturies y Lleón, con sede en Xixón, y, dende’l 24 d’agostu de 1937, coles tropes franquistes entrando n’Asturies desde Santander, en Conseyu Soberanu d’Asturies y Lleón. Socialistes fueron la mayoría los conseyeros, igual que los componentes de los conseyos municipales o ayuntamientos; Paulino Rodríguez, el comisariu xeneral del Exércitu del Norte; y hasta Juan Pablo García Álvarez, abogáu, presidente del Tribunal Popular de Xusticia d’Asturies, que funcionó dende’l 27 d’avientu de 1936.

Entá baxo les condiciones tan particulares xeneraes pola guerra, intentó actuase axustándose a la llegalidá republicana y buscar la collaboración, non siempre fácil, coles fuerces polítiques y sindicales que formaben el Frente Popular.

Guerra Civil
El treme social y militar, trabayosamente iguáu por persones formaes nes Cases del Pueblu, más pa la paz que pa la guerra, esbarrumbóse dafechu cola entrada en Xixón del Exércitu suleváu, la nueche del 20 al 21 d’ochobre de 1937. Nel esbarafuste que siguió darréu, dellos miles de civiles y combatientes, precedíos pol Conseyu Soberanu, llograron salir d’Asturies pelos puertos de Xixón y d’Avilés. Los que llograron safase del acosu de l’armada rebelde aportaron a la costa atlántica francesa, dirixéndose dempués a la zona llevantina española, entá en poder de la República. Ente ochobre de 1937 y principios de febreru de 1939, cuando al cayer Cataluña tuvieron que cruzar otra vuelta la frontera ente España y Francia, los socialistes asturianos siguieron ufriendo los sos servicios na alministración y nel Exércitu republicanos.

El empar, nesti curtiu espaciu de tiempu, punxeron bien de manifiestu la so capacidá orgánica constituyendo l’agrupación de Socialistes Asturianos (ASA) de la que dependía l’agrupación de Socialistes Refuxaos d’Asturies (ASRA), qu’atendía los problemes específicos de los evacuaos. El Comité Executivu de dambes agrupaciones, funcionalmente amestaes, con sede en Barcelona, quedó constituyíu por José Barreiro, figura destacada del socialismu asturianu, como Secretariu Xeneral; Inocencio Burgos como Presidente; Belarmino Tomás, Vicepresidente; Rogelio Lagar, Secretariu Alministrativu; Lorenzo López Mulero, Secretariu Sindical; Ángel de Ávila, Secretariu de Mocedá; Purificación Tomás, Secretariáu Femenín; Paulino Rodríguez, Secretariu de Milicies; Manuel Suárez, Secretariu d’Actes; y Amador Fernández, Vocal.

Guerra Civil
L’ASRA, creada pa cubrir oxetivos de solidaridá y ayuda, contó con fondos propios provinientes de cotizaciones voluntaries; y, sobre manera, colos ufiertaos pola Generalitat de Cataluña, xestionaos por una Comisión d’Ayuda a los Refuxaos, de la que formaba parte la socialista de Les Arriondes Gloria Velasco. L’ASA intervenía na citada Comisión per aciu del Centru Asturianu de Cataluña, onde taben representaes otres organizaciones polítiques y sindicales asturianes pero que, por cuestión de mayoríes, tenía tamién como Secretariu Xeneral a José Barreiro. Del Centru Asturianu dependía mesmamente una Cooperativa, creada en Barcelona por iniciativa d’Amador Fernández, que pudo disponer de un bon volume de mercancíes destinaes a Asturies y que, pola mor de les circunstancies, punxéronse a disposición de los evacuaos.

Galería de imaxenes

Close Menu