Nombre: PEDRO
Primer apellido: DE SILVA
Segundo apellido: CIENFUEGOS-JOVELLANOS
Nacido en Gijón el 18 de agosto de 1945. Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo, empezó ejerciendo la abogacía en el despacho de su padre Pedro de Silva Sierra. Interesado desde muy joven por la política, en 1975, año de la muerte de Franco, fundó el pequeño partido Democracia Socialista Asturiana (DSA), que se fusionó muy pronto en el Partido Socialista Popular (PSP) del profesor Enrique Tierno Galván, de cuya formación en Asturias (PSPA) fue secretario general; periodo en el que ya evidenció, además, su interés por los problemas específicos de Asturias: así el 1 de marzo de 1976, dictaba la conferencia “Propuesta de un estatuto de autonomía para Asturias en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Oviedo (Hoja del Lunes de Oviedo; 1/3/1976). En junio de 1978, fue uno de los aproximadamente 140 militantes del PSPA que, a consecuencia de los acuerdos alcanzados a nivel nacional, se integraron en la FSA-PSOE. Pedro de Silva pasa inmediatamente a formar parte de la Ejecutiva de la FSA como vocal de Cultura y Enseñanza, haciéndose notar ante la Dirección del socialismo regional por sus informes y propuestas de actuación acerca de la defensa del Patrimonio artístico y programas de actos culturales, instrumentalizadas a través del Frente Cultural (FC) de la FSA, constituido en julio del precitado año; y, especialmente, con la elaboración de un Programa Autonómico (política agraria, política industrial, ordenación del territorio, medio ambiente y bienestar social, medios de comunicación, política educativa) contrastado previamente con los compañeros Luis Martínez Noval y Jesús Arango y presentado ante la CE de la FSA el 8 de diciembre de 1978, mes en el que también accedió a la Secretaría de Prensa Información de la FSA, tras la dimisión de Arturo Pérez Collera, y fue propuesto para formar parte de la Comisión encargada de redactar el anteproyecto de Estatuto de Autonomía para Asturias, función en la que desempeñó un papel fundamental, defendiendo la vía del Art. 153 de acceso rápido a las máximas competencias por el Ente Preautonómico Regional presidido por Rafael Fernández Álvarez (Libro de Actas de la CE de la FSA-PSOE, 22/7/77-3/10/79, Hojas 66, 76 y 78 y Actas Comisión Ejecutiva Regional de la Federación Socialista Asturiana, 28 de agosto y 19 de octubre de 1979. AFJB). De su rápida integración en el PSOE es también buena muestra su designación en el Congreso Extraordinario de la FSA (4/5 de mayo de 1979), para formar parte de la delegación asturiana al XXVIII Congreso Federal del PSOE (Madrid, 17/20 de mayo de 1979) en el que la Federación Socialista Asturiana tuvo gran protagonismo (Pedro de Silva participó en la Ponencia Autonómica), pues fue la moción presentada por Asturias -defendida ante la sala del Congreso por el madrileño Francisco Bustelo-, en la que se dejaba muy claro “el carácter de partido de clase, de masas, marxista, democrático y federal” del PSOE, la que se impuso frente a la Ponencia Política sevillana que postulaba el abandono del marxismo, desencadenando la fulgurante dimisión de Felipe González como secretario general (Informe de la Delegación de Asturias al Comité Regional de la FSA-PSOE reunido el 14 de julio de 1979. AFJB). Y, tras el XXI Congreso de la FSA (Perlora; 23/25-11-1979), pasó a formar parte de la Ejecutiva Regional como vocal asignado a la Secretaría General (Circulares de la Federación. Secretaría de Organización. Caja 358. AFJB). En las elecciones generales del 1º de marzo de 1979, fue elegido diputado nacional formando parte de la candidatura presentada por el PSOE en Asturias. En esta I Legislatura (1979-1982) desempeñó su labor en el Congreso de los Diputados a través de las vocalías de diversas comisiones parlamentarias (Comisión Constitucional; de Industria y Energía; de Industria, Obras Públicas y Servicios; de Malos Tratos Detenidos en el País Vasco y de Investigación Derechos Humanos) y fue secretario segundo de la Comisión de Presupuestos. A las legislativas del 28 de octubre de 1982 se presentó como cabeza de lista socialista por Asturias “Ante la disyuntiva de elegir (en ausencia de Luis Gómez Llorente) entre un líder nacional del Partido y un compañero con carácter y trayectoria netamente regionales”, según reza el Acta del Comité Regional de la FSA, reunido al efecto en sesión extraordinaria celebrada en el “Hotel Samoa” (El Berrón-Siero) el 9 de septiembre (Acta del Comité Regional extraordinario de la FSA-PSOE de la fecha indicada. AFJB). La espectacular mayoría absoluta del PSOE a nivel nacional (48,4% de los votos válidos) se tradujo en Asturias en el 52,36%, es decir, la mayoría absoluta no sólo en escaños, sino también en sufragios. No obstante, Pedro de Silva renunció poco después a su acta de diputado en las Cortes generales con el fin de encabezar la candidatura socialista a la Presidencia del Principado de Asturias en las primeras elecciones autonómicas, celebradas el 8 de mayo de 1983, elecciones en las que el PSOE resultó vencedor con un porcentaje de votos (52,17%) muy similar al obtenido en las generales del mes de octubre precedente. Pedro de Silva fue investido presidente del Gobierno regional el 17 de junio de 1983. Revalidaría su cargo tras los comicios habidos en mayo de 1987, pese a que el Partido Socialista, con el 38,85% de los sufragios válidos obtenidos, perdió la mayoría absoluta. En síntesis, se puede afirmar que fueron dos legislaturas –I (1983-1987) y II (1987-1991)- especialmente problemáticas, debido a las dificultades planteadas en relación con la construcción de las estructuras políticas y administrativas autonómicas y, sobre todo, debido a las tensiones sociales y políticas provocadas en la región por la reconversión industrial y minera. Sea como fuere, al concluir en 1991 su segundo mandato al frente del Gobierno autonómico, abandonó el primer plano de la política y retornó a su profesión de abogado, si bien hasta 1996 continuó como presidente de la Fundación Asturias de la UGT, responsabilidad que ejercía desde su constitución en 1991. Faceta destacada en la biografía de Pedro de Silva es la creación intelectual exteriorizada en ámbitos tan variados como el literario, el ensayo y el historiográfico. Colaborador asiduo en periódicos y revistas como la extinta Asturias Semanal y los diarios El Comercio (Gijón), La Nueva España (Oviedo), es autor de ensayos como El regionalismo asturiano, Asturias, realidad y proyecto (1982), El Druida en el bosque (1992), Miseria de la novedad (1993) y Las fuerzas del cambio (1996); de las novelas Proyecto Venus letal, Dona y Deva (1995) y Una semana muy negra (2002); del libro de relatos Kurt (1998), ganador del premio La Sonrisa Vertical; de los poemarios La ciudad y La luna es un instrumento de trabajo, y de El Rector (2014), intenso drama recreación de los últimos dos años de la vida del rector de la Universidad de Oviedo, Leopoldo Alas Argüelles, hijo de Clarín, ejecutado en 1937. En octubre de 2009 la Asociación de Escritores de Asturias le entregó su X Premio de la Crítica, en la categoría de columnista literario en lengua española por sus artículos publicados en La Nueva España a lo largo de 15 años.