Nombre: FLORENTINO (TINO)
Primer apellido: ANTUÑA
Segundo apellido: FERNÁNDEZ
Agrupación Municipio: Gijón
Nace en La Invernal (smra) el 11 de julio de 1932. Al finalizar la Guerra Civil, su padre, guarda jurado en el pozo Sotón de la empresa Duro Felguera, fue despedido por el hecho de ser cuñado de Amador Fernández Montes (Amadorín), destacado dirigente del soma-ugt y diputado en las Cortes de la II República. La familia destrozada pasó a depender del salario del hermano mayor, por lo que Florentino (Tino) tuvo que apresurar al máximo su ingreso en el mercado laboral: primero en el sector de la construcción en el año 1945, cuando apenas contaba 13 años, y en el de la minería del carbón cumplidos los dieciséis.En mayo de 1948, Silvino, hermano de Tino, se exilia en Francia junto a otros siete compañeros. La represión se había recrudecido y la cuenca del Nalón se encontraba conmocionada por el asesinato en el mes de abril de 22 socialistas en el pozu Funeres. Es en ese momento cuando sustituye a su hermano huido en la peligrosa tarea de contactar con la guerrilla (banda del Rachau, que se movía por los montes próximos a La Invernal): «Me mantuve como “enlace” de estos guerrilleros —escribió— hasta el año 1953, fecha en la que mataron al último de ellos, Ramón Zapico, en el barrio de La Camocha (Gijón)» (ant, p. 16).En el año 1953, con 21 años, Tino Antuña formaliza su ingreso en el psoe-ugt. Contribuyó decisivamente a concretar su compromiso con el socialismo la relación con José Graciano Fernández (Pepe Llagos) con quien coincidió en el pozo Entrego: Llagos era picador y Tino ayudante minero. Sin embargo, la estricta vigilancia que policía y guardia civil ejercían sobre ambos limitó sus posibilidades de acción hasta que en 1960 asumió la responsabilidad de vigilante de arranque en el interior de la mina y fue nombrado secretario de la Sección de Vigilantes. Estas nuevas funciones burocráticas le facilitaron relativamente la actividad clandestina, de la misma manera que su pertenencia a la asociación cultural La Amistad de El Entrego, promovida por los sacerdotes del lugar, le sirvió de tapadera para participar en reuniones que, de otro modo, no autorizaba el régimen franquista.Pero solo con la presencia de Agustín González (Otilio) en Asturias desde 1968, Antuña asume la necesidad de pasar al primer plano, pese a que en la primera entrevista que mantuvieron ambos en presencia de Marcelo García, rechazó ocupar un cargo ejecutivo en el psoe-ugt: «Yo no acepté —reconocería—, sobre todo por la responsabilidad familiar que tenía asumida, una mujer y dos hijos pequeños a los que quería sacar adelante, y ante la evidencia de lo que arriesgaba: la cárcel primero y la pérdida del puesto de trabajo después» (Ibídem, p. 19). Fueron años de dura lucha coincidiendo con los estertores del franquismo, años de múltiples reuniones compartidas con Marcelo y Arcadio García, Pedro y Paulino León, Pablo García, Emilio Barbón, Joaquín López… y, por supuesto, Agustín González. Reuniones clandestinas, unas veces en la cabaña de la sierra de Peña Mayor, otras en la sede de la asociación cultural Gesto de Gijón, ciudad en la que residió a partir de 1975, o en casas particulares. En una de estas, que tuvo lugar en el domicilio del abogado lavianés Emilio Barbón, se decide que había llegado el momento de separar definitivamente las funciones del psoe y de la ugt, confundidas durante el franquismo, acordándose además que Florentino Antuña asumiese la parcela sindical. El compromiso le obliga a recorrer las cuencas mineras para despertar conciencias dormidas y a encontrar tiempo para pergeñar artículos sobre las condiciones de trabajo en las minas para que aparecieran en El Socialista o en el modesto Adelante; y, asimismo, a formar parte de la delegación asturiana que acudió al XIII Congreso del psoe, celebrado en Suresnes, cerca de París, en octubre de 1974.En un día indeterminado de 1976, cuando la transición democrática daba sus primeros pasos, en una de tantas reuniones en la cabaña (hoy albergue José Mata) sita en Peña Mayor, se constituyó la ce del sma-ugt, con Tino de secretario de Organización. Unos meses después, en asamblea que el sindicato reunió en Sama de Langreo, fue elegido secretario general, cargo ratificado en julio de 1977 en el congreso del hotel Vaqueros de La Felguera (Langreo), si bien José Ángel Fernández Villa, vocal de la ejecutiva, «fue en realidad el hombre clave» (Ibídem, p. 32). En 1978, tras un congreso extraordinario (casa del pueblo de Mieres), dio paso al frente de la secretaría general del sma a Sergio Rebollo, que solo permaneció en el cargo seis meses, pues en noviembre fue sustituido por José Ángel Fernández Villa.El 1.º de mayo de 1984, Tino accedió a la jubilación, integrándose inmediatamente en la Federación de Jubilados y Pensionistas de Asturias de la ugt. Pronto formaría parte del Comité Regional. Dicha federación convocó congreso extraordinario el 29 de junio de 1989 con el fin de resolver la crisis interna en la que se hallaba inmersa como consecuencia de la posición adoptada ante la huelga general del 14 D precedente. Florentino sale del mismo como secretario general de la Federación, permaneciendo como tal hasta el congreso de El Entrego del 19 de noviembre de 1998, en el que fue objeto de un sentido homenaje.Desde entonces pasaría en Torrevieja (Alicante) largas temporadas. Intentaba iniciar una nueva vida, junto a su mujer Manolita, alejada del vértigo de la actividad sindical y política. Pero, a no tardar, la secretaría general de la ugt le encargó poner en marcha la Unión de Jubilados y Pensionistas de Torrevieja: el 17 de junio de 2000 tuvo lugar el congreso constituyente al que asistieron 60 delegados. Se propuso que Tino formase parte de la ejecutiva, pero no aceptó, si bien, según sus propias palabras, «me comprometí a seguir colaborando con ellos en todo cuanto estuviese a mi alcance» (Ibídem, p. 46). En la actualidad, reintegrado plenamente a la vida político-social gijonesa, forma parte del Comité Regional de la ugt y del Comité Municipal de la as de Gijón. Tino forma parte del Patronato de la Fundación José Barreiro desde el 24 de noviembre de 1987 hasta la actualidad (AFJB) y es Presidente de honor de la Agrupación Socialista de Gijón.