El Comité de Alcaldes de la FSA-PSOE ve 
“un paso adelante” en el acuerdo para usar el remanente y espera más avances en el futuro

“Seguimos reclamando que se nos permita usar el 100% de nuestros ahorros, no cejaremos en esa reivindicación, pero poder utilizar el 50% es un avance”, destaca el secretario de Política Municipal, Iván Fernández, que critica el "daño" que han hecho las leyes del PP

El Comité de Alcaldes, Alcaldesas y Portavoces en la Oposición de la FSA-PSOE ha valorado hoy como “un paso adelante” el acuerdo para permitir a los ayuntamientos el uso de una parte de sus remanentes. “Seguimos reclamando que se nos permita usar el 100% de nuestros ahorros, no cejaremos en esa reivindicación, pero poder utilizar el 50% es un avance”, destacó el secretario de Política Municipal de la FSA-PSOE, Iván Fernández.

“No se cumple todo lo que pedimos y por tanto no estamos completamente satisfechos, pero es un avance porque hasta ahora no podíamos usar nada de ese remanente”, afirmó Fernández, que confía en que en el futuro próximo se puedan conseguir nuevos avances a través del canal de comunicación existente entre la FEMP y el Gobierno de España.

“Estamos intentando corregir las nefastas consecuencias de la ley que el PP aprobó en 2012 y que tanto daño ha hecho a los ayuntamientos”, indicó el secretario de Política Municipal de la FSA-PSOE. El acuerdo, detalló, tiene la ventaja de que los ayuntamientos podrán movilizar una parte del remanente “de forma inmediata”, mientras que la alternativa que permitiría movilizar el 100% de esos recursos obligaría a una serie de modificaciones normativas que dilatarían la aplicación de esa medida en el tiempo. “No renunciamos a poder usar todos nuestros ahorros para invertirlos en nuestros municipios y en nuestros vecinos, pero este acuerdo es un paso adelante”, recalcó.

Fernández explicó otras ventajas del acuerdo, que es voluntario y no obligatorio y al que por tanto podrán adherirse aquellos ayuntamientos que así lo consideren oportuno. Citó, por ejemplo, que también se podrá utilizar el superávit de 2019; que se da apoyo financiero a aquellos ayuntamientos que no tienen superávit ni remanente; que en 2020 no se aplicará el “corsé” de la regla de gasto que “asfixia” a los consistorios; que se mantiene la transferencia de 2020 a los ayuntamientos aunque los ingresos del Estado han caído; que se produce una aportación extraordinaria de 600 millones procedente de la liquidación de 2018; o que se pone a los consistorios a la altura de las comunidades autónomas y se les permite participar de los recursos del fondo europeo de recuperación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on google
Google+